Noticia /

Bocartes asados

Artículo publicado en el Diario Montañés el 30/05/2020

Ricardo Ezcurdia a 08-06-2020 - 14:58:53

La temporada de bocartes siempre hace que me estruje el cerebro para ver de qué manera los puedo hacer, que no sea la tradicional. Aunque fritos o rebozados estén brutales, siempre me gusta darles una vuelta y probar cosas distintas. La verdad es que los haga como los haga siempre están tan ricos, son pura mantequilla y cargados de omega 3 y vitaminas del grupo A, B y D. Vamos, que además de disfrutar de un pescado que es una auténtica delicatessen, nutricionalmente es un alimento de lo más completo

Esta vez he probado a cocinarlos asados, pero claro, en un piso no se puede poner una parrilla, así que opté por una plancha de hierro con una capita de aceite de oliva. También se puede usar una eléctrica, aunque una buena sartén antiadherente va bien, y si tenéis la opción, asarlos en parrilla de carbón al aire libre, seréis los reyes, porque ¡qué gustito tan rico le da el carbón!

Lógicamente la cocción que les tenemos que dar es más que breve porque si no se pasan y no queremos eso, además los asaremos abiertos y sin espinas, con lo cual tenemos que tener cuidado con el tiempo.

Nos ponemos manos a la obra y pedimos en la pescadería que nos quiten cabeza y tripa, y si nos los abren mejor, pero si no tampoco es un drama, los abrimos en casa –quitando la espina central– que es bien fácil, y dividimos el bocarte en dos lomos.

Ponemos en una sartén un par de cucharadas de aceite de oliva con un par de dientes de

ajo picados y una guindilla si os atrevéis. Calentamos la plancha al fuego y la retiramos. Ponemos un poco de aceite para que no se peguen los bocartes y los ponemos con la piel hacia arriba encima de la plancha y los rociamos con unas gotas de vinagre de jerez. Es perfecto si tenéis un pulverizador para poder distribuirlo por igual. Cuando esté bien caliente el refrito de ajos lo vertemos por encima y lo reservamos.

Para acompañar esta delicia vamos a reducir con un poco de azúcar medio vaso de vinagre de jerez, para ello ponemos el azúcar en una sartén al fuego hasta que coja un poco de color, añadimos el vinagre y dejamos a fuego suave hasta que se disuelva, moviendo la sartén de vez en cuando, lo dejamos enfriar y lo reservamos.

Lo tenemos listo, lo podemos acompañar de una ensalada verde, de unas rodajas de tomate de Cantabria, de unas tortillas de maíz fritas, de unas finas láminas de boniato crujiente, incluso si os gusta el contraste de unas láminas de sobao tostado.

Lo único que nos queda para emplatar es darle a los bocartes un golpe de horno a 180º durante 2 minutos, para que se atemperen, rallamos un poco de la piel amarilla de un limón por encima y los servimos como mas os apetezcan, están realmente deliciosos.