Noticia /

Una apuesta por nuestros productos

Artículo publicado en el Diario Montañés el 30/05/2020

Estela Rodríguez a 08-06-2020 - 15:00:39

Quién no se ha llevado consigo unos sobaos, unas anchoas, un queso o un orujo cuando hemos ido de visita fuera de Cantabria? Y es que no hay mejor regalo ni existe mayor orgullo que llevar un cachito de nuestra tierra fuera de nuestras montañas (aunque se dice que, una vez pasado el Escudo, ya no saben igual.)

La orografía, el clima, la transmisión de generación en generación, la cultura, la artesanía... han dejado su impronta en los muchos y variados productos gastronómicos que definen nuestra tierra; esos productos, que son la base de muchos de nuestros platos, son fruto del esfuerzo de multitud de profesionales de la agricultura, ganadería y pesca. Hombres y mujeres sobadoras, enólogas, apicultoras, artesanas, que a menudo sufren por sacar adelante sus negocios mayoritariamente familiares, pero sin perder el gusto por lo bien hecho ni el amor a su profesión, a nuestra tierra y su riqueza.

Durante esta pandemia están siendo numerosas las iniciativas para ayudar a nuestros productores y productoras: sirva como ejemplo el papel que desempeña la Oficina de Calidad Alimentaria de Cantabria (Odeca), en cuya plataforma pone a disposición de empresas distribuidoras y del consumidor final, los datos de contacto y alimentos que ofrecen los diferentes productores cántabros; o la campaña de sensibilización ‘Llevamos Cantabria a tu mesa’, impulsada por presidente Miguel Ángel Revilla, junto al consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, en colaboración con diferentes cadenas de supermercados.

Estas campañas pretenden poner en valor la calidad de los alimentos de Cantabria y fomentar el aumento de su demanda mejorando su accesibilidad y visibilidad. Pero somos nosotros, los consumidores finales, sus vecinas y paisanos, quienes tenemos la última palabra. Esta pandemia nos ha mostrado con dureza la otra cara de la globalización. Se hace necesaria una profunda reflexión que imponga el lema: ‘piensa global, consume local’.

Siempre se ha dicho con orgullo que Cantabria es solidaria; demostrémoslo una vez más apoyando a nuestros productores, pero no sólo por solidaridad, sino por brindarlos el justo reconocimiento que merecen ya que con sus elaboraciones convierten a nuestros productos en embajadores de nuestra Cantabria Infinita a la vez que defienden y preservan nuestra cultura y patrimonio gastronómico, una de nuestras mayores señas de identidad.

Cada vez que disfrutemos de nuestros productos, estaremos dando a nuestros productores y a nuestros productos, su merecido «aplauso de las 20:00 horas»; pero también nos lo estaremos brindando a nosotros, ya que estaremos obsequiándonos con un producto de calidad, respetuoso con el medio ambiente, saludable, sostenible y sobre todo, muy nuestro.